22 nov. 2007

Pongamos que hablo de Madriz


Ayer estuve en Madriz por un asunto de mi trabajo.

Como siempre que voy, me llama la atención la prisa de la gente.

A 15 km de llegar, ya había montada una fila de gente apelotonadas en torno a la puerta del tren para salir lo antes posible. Ahí todos apretujados con sus corbatas, sus portátiles, blacberris, agendas electrónicas... y yo que no llevaba ni móvil porque se me olvidó.

En realidad critico todo el pijerío del ave desde la envidia, porque lo que me gusta a mi un chismito tecnológico.

Tenía que ir a la calle San Bernardo, y era imposible preguntarle a nadie porque todo el mundo iba corriendo parriba y pabajo, y si le decías algo a alguien te ponían cara como si les fueras a vender klinex.

Y que antipáticos son todos, la dependienta del bar, el de la taquilla del metro, una niñata de Renfe...

Creo que el Parlamento lo deberían poner en otra ciudad como Cuenca, Jaén o Badajoz, y los políticos se pondrían más de acuerdo para resolver nuestros problemas.

1 comentario:

Cateto dijo...

No, en Jaén el Parlamento no. Jaén sólo será capital de la III República de Iberia