28 dic. 2012

Valientes sinvergüenzas

Mientras el dueño de Esabe tenía 5 yates de lujo, un guardia de seguridad de su empresa que trabajaba en el Instituto Municipal de Deportes de Sevilla se suicidaba hace unos meses. Un trabajador de los miles que llevaba meses trabajando sin cobrar. Si tuviéramos buenos jueces y periodistas, investigaría si algún político eran invitado a esos yates, y por qué tenía tantos contratos públicos. Durante la Expo 92 estuve contratado por la empresa Esabe, y ya desde entonces se veía que era una empresa experta en pelotazos. En la Expo 92 fue la primera vez que vi a altos ejecutivos esnifando cocaína, algo que sólo había visto en las películas. Y ahora que sufrimos la resaca de unos pocos, nos dicen que no hay dinero para la sanidad o la educación o los servicios sociales. Y a quienes no saben más que recortar les dicen que hacen políticas valientes por tomar medidas muy duras pero necesarias. ¿Necesarias para quién, para los que más se han beneficiado de los pelotazos? Pues yo no veo más que cobardía, mediocridad y mucha poca vergüenza en esas medidas de hacer pagar siempre a los mismos. Y luego tengo que escuchar al Rey apelando a la política con mayúsculas, ese al que le reglaron un yate de 3000 millones de las antiguas pesetas.

No hay comentarios: