4 sept. 2007

La música calma las fieras

Vaya gilipoyez más gorda, que la música calma las fieras. Lo que calma a las fieras y a todo el mundo es comer. Hoy he estado en el supermercado. Las niñas se han puesto algo pedorras, peleándose y portándose mal. Con dos quesitos y un cacho pan se han transformado radicalmente en dos ángeles. Ni Mozart ni Beethoven ni leche migá. Si te persigue un tiburón en el mar, o un león por medio del campo, a ver que les da más calma, una bella sinfonía o 30 kilos de jamón serrano pata negra bien cortadito (esto seguro que le gusta hasta a los tiburones). Cuando ya te has puesto jincho de comer, pos entonces ponte a escuchar musiquita, pero vamos, que este dicho es una gilipoyez como la copa un pino.

No hay comentarios: