24 oct. 2007

Los gilipoyas del gimnasio

Vivo en frente de un gimnasio, el que hay en plaza del Aljarafe.

Veo todos los días como vienen sus usuarios en coche, BMW lo que más, aparcan en doble fila provocando atascos y molestias, y luego se montan en la cinta andadora a andar unos cuantos kilómetros

So pedaso de cabrones, gilipoyas, venir andando, coño.

Manda webos.

5 comentarios:

penelope dijo...

Prueba a:
- okupar las cintas andadoras pa que no entrene naide
- meter un palo de pinchito en la cinta pa que se atasque
- darte a conocer con dos temas de conversación: el concurso de la revista de Historia y el rasca y gana. Huirán despavoridos
- rajarles las ruedas (a esta te ayudo yo que tengo que descargar adrenalina)

Anónimo dijo...

Me repito.
Ultimamente noto en tus líneas una tensión, poco frecuente en tí. Me preocupas.
Ello puede deberse a;
1º Tus suegros
2º Tu paternidad champiñonera
3º Tu vida sexual

En cualquier caso, tú sabes que te quiero y a tu mujer también.
Mon

Anónimo dijo...

Listito ¿Porque no vas y se lo dices a la cara? Que valiente, insultando desde tu blog que leen cuatro gatos. Te vas para la puerta del gimnasio, y al primero que aparque en doble fila, se lo sueltas. Un consejo, mira bien que no este muy cachas...

perra guarra dijo...

querido anónimo, cuatro gatos y una perra guarra, a ver si no generalizamos con tanta alegría, leñe

Hermanónimo dijo...

Cuatro gatos, la perra y yo... seis. En cuanto al cachas, soy cinturon amarillo y cumplo el punto tres de Mon-anónimo; lo tumbo sólo mirarlo, aunque puedo hacer que parezca un accidente (200 euros).